HISTORIA DE LA SELECCION ESPAÑOLA DE FUTBOL: MUNDIAL DE ESPAÑA 1982

Share |

Mundial de España 82


En el Congreso de la FIFA celebrado en Tokio en 1964, con refrendo en el de Londres en 1966, España fue seleccionada como anfitriona de la Copa del Mundo de 1982 por la FIFA. La FIFA se decantó por España por su gran tradición futbolística y por el gran número de estadios de gran capacidad que poseía.

La edición número XII de la Copa del Mundo fue la primera en la que participaron veinticuatro equipos. Las expectativas eran muy buenas para España como equipo local, bajo las órdenes de José Emilio Santamaría, que había sustituído a Ladislao Kubala tras la Eurocopa de 1980.

Los amistosos previos al mundial fueron fiel reflejo de la irregularidad de la selección en la fase final, con grandes victorias (frente a Francia por 1-0 en casa y sobre Inglaterra en Wembley por 1-2) y grandes decepciones (derrota en casa 0-3 frente a Hungría y empate a 1 frente a País de Gales).

Debido a esta irregularidad del equipo, la prensa española fue feroz en las críticas al seleccionador. Tal fue la presión recibida por Santamaría que convocó una rueda de prensa especial para después del partido en Wembley frente a Inglaterra el 25 de marzo de 1981, donde iba a anunciar su dimisión. Sin embargo, la victoria conseguida por la selección, unida al buen juego, le hizo recapacitar en su decisión.

Tras el final de la liga 1981/82, a finales de Abril, (finalizada ésta con la victoria de la Real Sociedad), la selección se concentró en la estación Pirenaica de La Molina. La situación política convulsa de la transición política española hacía pensar al Gobierno español que los jugadores podían sufrir algún ataque terrorista (el secuestro sufrido por el internacional del FC Barcelona Enrique Castro "Quini" a manos de un grupo terrorista en 1981 apoyaba este pensamiento). Esa situación llegó a ser algo obsesiva. Al finalizar el último partido de liga, en el cuál la Real Sociedad se proclamó campeón, los séis internacionales donostiarras convocados para disputar el mundial (Arconada, Zamora, Satrústegui, López Ufarte, Periko Alonso y Uralde) fueron escoltados durante las celebraciones por cuatro escoltas de paisano. Durante la concentración, militares españoles escoltaban a los jugadores mientras se celebraban los entrenamientos metralleta en mano.

La lista de convocados para el mundial estuvo formada por los siguientes jugadores: Luis Miguel Arkonada (Real Sociedad), José Antonio Camacho (Real Madrid), Rafael Gordillo (Real Betis Balompié), Miguel "Periko" Alonso (Real Sociedad), Miguel Tendillo (Valencia C.F.), José Ramón Alexanko (F.C. Barcelona), Juan Gómez "Juanito" (Real Madrid), Joaquín Alonso (Real Sporting de Gijón), Jesús Satrustegui (Real Sociedad), Jesús María Zamora (Real Sociedad), Roberto López Ufarte (Real Sociedad), Santiago Urquiaga (Athletic Club), Manuel Jiménez (Real Sporting de Gijón), Antonio Maceda (Real Sporting de Gijón), Enrique Saura (Valencia C.F.), José Vicente "Tente" Sánchez (F.C. Barcelona), Ricardo Gallego (Real Madrid), Pedro Uralde (Real Sociedad), Carlos Alonso "Santillana" (Real Madrid), Enrique Castro "Quini" (F.C. Barcelona), Francisco Javier Urruticoechea (F.C. Barcelona), Miguel Ángel (Real Madrid).

Ya en la fase final del Mundial, España quedó emparejada dentro del grupo 5 con Irlanda del Norte, Yugoslavia (de nuevo) y Honduras. En su primer partido de la competición España fracasó debido a la enorme presión y a la pésima planificación de la preparación. La larga concentración del Pirineo pasó factura. Pocos días antes del inicio de la competición la selección se concentró en Valencia (donde tenía que jugar sus tres primeros partidos) con temperaturas muy superiores a los 35 grados, contrastando con las temperaturas agradabables, e incluso frías, del Pirineo. España empató 1-1 (con gol de López Ufarte de penalty) con la débil Honduras y se complicaba la vida en el mundial. Lo peor no era el resultado sino la pobre imagen dada por la selección tanto en el aspecto físico como en el juego realizado.

Algunos jugadores reconocían, 25 años después en un documental, que no respondían físicamente, que veían pasar a los jugadores hondureños y no eran capaces de seguirles. Describiendo sus propias palabras: "estabamos muertos".

En el siguiente partido tomaron ímpetu con una victoria 2-1 sobre Yugoslavia. El partido fue muy polémico. El mal resultado del primer día ante Honduras obliga a conseguir la victoria para seguir con opciones de clasificación. La FIFA tampoco se podía permitir que un anfitrión de la importancia de España cayese a las primera de cambio. Al poco de iniciarse el encuentro Gudelj marca para los yugoslavos en un saque de falta mal defendido por el equipo español. Prácticamente en la siguiente jugada, el árbitro (el danés Sorensen) convierte en penalty una falta fuera del área sobre Perico Alonso. López Ufarte falla el lanzamiento pero el colegiado ordena repetirlo (por estimar que el guardameta yugoslavo Pantelic se adelanta antes del lanzamiento del delantero español). La repetición de la pena máxima la convierte Juanito en gol. En la segunda parte el valencianista Saura (que entró en el segundo tiempo) consiguió el 2-1 definitivo. Sin embargo, cuando parecía que la situación mejoraba, los españoles fueron derrotados 1-0 por Irlanda del Norte en el tercer partido. Los irlandeses esperaban perder y caer eliminados, por lo que horas antes del partido estaban tumbados en la piscina de su hotel bañándose y bebiendo cervezas.

Dicha derrota fue clave para el devenir de España en el torneo. A consecuencia de ello, la selección española pasó a la segunda fase como segunda de grupo por detrás de Irlanda del Norte y fue colocada en el grupo B junto con las selecciones de Alemania Federal e Inglaterra. De haber acabado primera se las habría visto con Austria y Francia.

Finalmente, no pudo superar esta fase (disputada íntegramente en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid) y pasar a semifinales acabando eliminada tras perder 2-1 con Alemania Federal (los alemanes fueron tremendamente superiores) y empatar a cero con Inglaterra.

Este mundial supuso (hasta Francia 1998) la peor actuación de la selección española en la historia de la Copa del Mundo de fútbol.

Debido a esta gran decepción para los españoles, el técnico José Emilio Santamaría fue destituido.


Estadisticas profesionales
www.000webhost.com