HISTORIA DE LA SELECCION ESPAÑOLA DE FUTBOL: LA ERA MIGUEL MUÑOZ

Share |

La era Miguel Muñoz (1982-88)


Después de la decepción de la Copa del Mundo en España, Miguel Muñoz, que ya entrenó a España en 1969, volvió para entrenar a la selección.

El fracaso mundialista hacía pensar en una auténtica revolución por parte del nuevo seleccionador y así fue. Jugadores indiscutibles hasta entonces como Alexanko, Juanito, López Ufarte, Saura, Satrústegui, Zamora, Miguel Ángel, Urruti, Periko Alonso y Quini nunca fueron llamados por Miguel Muñoz, salvando de la quema a jugadores como Camacho, Gordillo, Arconada y Santillana, que fueron claves para el comienzo de esta etapa junto con Maceda, Goikoetxea, Señor, Sarabia, Carrasco, Rincón, Víctor y Gallego.

Para la Eurocopa de 1984, cuya fase final se disputó en Francia, España quedó encuadrada en el grupo 7 de clasificación junto a Holanda, República de Irlanda, Islandia y Malta. Holanda era un rival muy duro a pesar de no haber obtenido la clasificación para el mundial de España. Jóvenes prometedores por aquél entonces como Gullit, Rijkaard y Van Basten hacían su debut con la oranje en esta fase de clasificación.

España hizo una discreta fase de clasificación ganando con apuros todos sus partidos (1-0 a Islandia en casa y fuera, 2-0 a la República de Irlanda y 1-0 a Holanda en casa y ganando 2-3 en Malta tras ir perdiendo por 2-1), cediendo un empate a 3 en Dublín (después de ir ganando 1-3) y perdiendo 2-1 en Rotterdam ante Holanda. La polémica rodeó la fase de clasificación. La Federación holandesa se encargó de organizar el partido que debía disputar en Malta, llevándolo a la ciudad alemana de Aachen (con la facilidad de desplazamiento que ésto suponía para los seguidores holandeses). La Federación Española de Fútbol protestó por este hecho pero no fue suficiente, celebrándose el partido que concluyó con la victoria de los holandeses por 0-6. Este marcador pudo resultar decisivo y marcó el devenir del grupo debido a la igualdad entre Holanda y España.

Otro hecho acaecido durante esta fase fue el accidente de tráfico que sufrió Miguel Muñoz el 18 de junio de 1983 tras estrellar su vehículo frontalmente contra un camión. El seleccionador salvó la vida milagrosamente. Estuvo ingresado en la UVI por un politraumatismo con erosiones pero se recuperó más pronto de lo previsto por los médicos y volvió para dar la lista para un amistoso contra Francia el 3 de septiembre de ese año.

A pesar de todo, la selección española llegó al último partido del grupo con opciones matemáticas pero escasas para quedar primero y jugar la Fase Final de la Eurocopa. España necesitaba ganar a Malta por once goles de diferencia para igualar a puntos con Holanda y superarla en el gol-average general para conseguir el mencionado primer puesto.

España jugó un partido memorable y consiguió la victoria por 12 a 1 (3-1 al descanso) con cuatro goles de Santillana y Poli Rincón, dos de Antonio Maceda, uno de Manolo Sarabia y otro de Juan Señor que anotó el último gol en el minuto 83 de partido en un encuentro disputado el 21 de Diciembre de 1983 en el estadio Benito Villamarín de Sevilla.

Los holandeses no salían de su asombro y sugierieron que el partido estaba amañado, pero después de verlo reconocieron la gran gesta realizada por el combinado de Miguel Muñoz. Además, el guardameta maltés que encajó los doce goles (Bonello) fue considerado en su país como un traidor.

La alineación de la selección española en ese partido fue ésta:


1.-Francisco Buyo
2.-Juan Señor
3.-José Antonio Camacho
4.-Antonio Maceda
5.-Andoni Goicoechea
6.-Rafael Gordillo
7.-"Lobo" Carrasco
8.-Victor Muñoz
9.-Carlos Alonso "Santillana"
10.-Manolo Sarabia
11.-Poli Rincón

Como no podía ser de otra manera, la concentración previa a la Eurocopa fue un esperpento. Tras unos primeros días de concentración en la sierra madrileña, la selección se marchó a Sotogrande (Cádiz) para finalizar el stage de preparación. El problema surgió cuando la selección no tenía a disposición un campo de fútbol en las mismas instalaciones, teniendo que entrenar en campos de polo o andar varios kilómetros campo a través para poder entrenar en un campo de fútbol. También surgió el inconveniente de la lesión del delantero titular Poli Rincón en un amistoso ante Hungría que le hizo perderse la Eurocopa. Miguel Muñoz tuvo que llamar al joven e inexperto Emilio Butragueño, que todavía no había debutado.

Ya en la Eurocopa, España estuvo dentro del grupo B con las selecciones de Alemania, Portugal y Rumanía. En sus dos primeros partidos empató 1-1 con Rumanía y con Portugal, pero consiguió una victoria impresionante 1-0 contra Alemania Federal (con gol de Maceda en el último minuto) eliminando a los alemanes y vengando así la derrota sufrida en el pasado mundial de España.

Gracias a dicha victoria, España pasa como primera de grupo y se enfrenta en semifinales a la selección de Dinamarca. La selección danesa empezaba a ser una de las selecciones emergentes en el fútbol europeo gracias a la irrupción de jugadores como Michael Laudrup y Elkjaer Larssen.

En partido disputado el 24 de Junio en Lyon, la selección realizaba otro memorable partido de buen juego, raza y casta y elimina a los daneses en la tanda de penaltis (5-4) tras empatar a 1 durante los 120 minutos que duró el partido.

Los goles los marcaron Maceda para España y Lerby para los daneses, fallando Elkjaer Larssen el quinto penalti lanzado por los daneses y transformando el quinto y definitivo para España Manolo Sarabia.

La final la disputó en el Parque de los Príncipes de París frente a la selección anfitriona. Los franceses eran claros favoritos debido al magnífico estado de forma de Michel Platini (uno de los mejores jugadores del mundo en ese momento) y máximo goleador del torneo con la impresionante cifra de 9 goles en 5 partidos. España jugó su mejor partido pero la mala suerte, las decisiones arbitrales y el acierto francés impidieron conquistar el título y acabó cayendo por 2 goles a 0.

Para la fase de clasificación de la Copa del Mundo de 1986, la selección española quedó emparejada en el Grupo 7 con las selecciones de Escocia, País de Gales e Islandia. A priori parecía un grupo fácil pero las derrotas a domicilio ante los equipos británicos complicó el grupo y se clasificó en el último partido, con mucho sufrimiento, tras vencer a Islandia por 2-1 en Sevilla con un gol de Gordillo en la segunda parte, que dió el pasaporte al mundial.

Durante esta fase de clasificación se mantuvo el grupo de la Eurocopa de Francia pero se introdujeron jóvenes jugadores que mejoraron la calidad del equipo (Butragueño, Míchel, Calderé, Andoni Zubizarreta, Julio Salinas y Eloy).

España, compartió grupo (el D) en la fase final del mundial con Brasil, Irlanda del Norte y Argelia. Empezó con muchos nervios y en el primer partido contra Brasil perdió por 1-0, a pesar de ser mejor. En aquel encuentro no le fue concedido un gol legal a Michel por considerar el árbitro que el balón no había traspasado la línea de meta, a pesar de que sí lo había hecho. Sin embargo se aseguró el pase tras vencer 2-1 y 3-0 ante Irlanda del Norte y Argelia respectivamente.

En los Octavos, España se emparejó con Dinamarca reeditando el enfrentamiento de las semifinales de la Eurocopa de Francia. Dinamarca venía de quedar primera de grupo por delante de Alemania Federal, Uruguay y Escocia, realizando un fútbol espectacular, goleando a los sudamericanos por 6-0 y a los alemanes por 2-0.Sin embargo, España venció a Dinamarca con un sorprendente 5-1, en Querétaro, con cuatro goles de Emilio Butragueño, en un partido soberbio y tras empezar perdiendo. A partir de ese partido, España pasó a ser considerada una de las favoritas a ganar el título, pero cayó contra Bélgica en los Cuartos de Final en la tanda de penaltis (5-4) tras acabar empatando 1-1.

Miguel Muñoz siguió como entrenador y clasificó a España para la Eurocopa 1988. España quedó emparejada en el Grupo 1 de clasificación junto a Rumanía, Austria y Albania. España (como no podía ser de otra manera) sufrió para clasificarse y en la última jornada necesitaba la victoria ante Albania en Sevilla y que Rumanía no ganase en Austria, ya que de hacerlo la selección rumana, necesitaría una gesta similar a la del día de Malta 4 años antes (ganar por 7 goles más de diferencia de lo que lo hiciera Rumanía en Austria). España sólo pudo ganar por 5-0 (aunque por ocasiones pudo conseguir esa cifra) pero los rumanos no pasaron del empate a 0 en Viena, gracias a la sensacional actuación del guardameta austríaco Lindenberger que paró las acometidas de la selección rumana, que fue merecedora de la victoria. Se especuló con la posibilidad de que los austríacos estuviesen primados por la RFEF (no se jugaban absolutamente nada y su entrega fue total y absoluta). La necesidad de golear a Albania en este último partido o de que Rumanía no ganase en Viena no habría sido necesaria de no haber errado tres penas máximas durante toda la Fase de Clasificación.

En la fase final, celebrada en Alemania Federal, España estuvo dentro del grupo A con el anfitrión, Italia y Dinamarca. La selección llegaba con problemas físicos y con algunas bajas importantes: Chendo (el lateral derecho titular) no pudo estar presente y la mayor parte de los jugadores madridistas (base del equipo) llegaban "tocados" (Camacho no pudo jugar el segundo partido frente a Italia) y jugadores como Gallego, Butragueño, Míchel y Martín Vazquez tampoco estaban en su mejor momento. A pesar de ello, comenzaron el torneo con una victoria 3-2 sobre Dinamarca en un gran partido disputado en Hannover. Sin embargo, el planteamiento temeroso y conservador del seleccionador frente a Italia y Alemania Federal llevaron a sendas derrotas por 1-0 y 2-0, respectivamente, quedando España apeada de las semifinales de una Eurocopa que ganó Holanda.

Esto le costó el puesto a Miguel Muñoz, siendo sustituído por Luis Suárez.


Estadisticas profesionales